España

El Barcelona celebra su doblete con una caravana por las calles de la ciudad

© Diario AS
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

EP. – El Barcelona celebró este lunes su doblete de Liga Española  y de Copa del Rey con una gran caravana  por las calles de la Ciudad Condal, donde recibió un baño de masas con miles de aficionados ataviados con camisetas, bufandas y banderas de su equipo.

Menos de 24 horas después de certificar su vigésimo quinto título liguero en A Coruña, los azulgranas lo celebraron con su afición. En un autobús descapotable coronado por los dos trofeos conquistados recientemente y con el lema ‘La pilota ens fa més’ -‘la pelota nos hace más’-, el equipo al completo y el cuerpo técnico vivieron una tarde de emociones que comenzó en el puerto de Barcelona, junto al World Trade Center.

Desde allí, el vehículo emprendió su recorrido por el Paral.lel, Ronda de Sant Pau, Carrer del Comte d’Urgell, Avinguda de Sarrià, Plaça del Doctor Ignasi Barraquer y Travessera de Les Corts. En todo momento, miles de seguidores culés arroparon a sus ídolos, desafiando al frío que reinó en la capital catalana.

Uno de los más aclamados fue, sin duda, el capitán, Andrés Iniesta. Días después de anunciar su marcha del Barça a final de temporada, el manchego recibió mensajes en pancartas y cánticos durante todo el recorrido, observando la escena engalanado con un gorro de bufón con los colores azulgranas y una bufanda del equipo.

Mientras Leo Messi, máximo goleador del conjunto azulgrana esta campaña, permanecía más tímido, el defensa Gerard Piqué se encargaba de animar la fiesta desparramando cerveza por encima de sus compañeros y desatando los cánticos ocasionales dentro del autocar.

Hubo tiempo incluso para merendar pizza, para bailes y también para repartir curiosos regalos; Piqué fue ‘asaltado’ por sus compañeros, que le quitaron las deportivas para lanzárselas a los aficionados, antes justo de que hiciesen lo mismo con Ernesto Valverde. El único momento de tensión llegó con el encendido de unas bengalas en el tramo final del trayecto, aunque sin consecuencias graves.

Al final del recorrido de la décima rúa azulgrana, los jugadores se cambiaron a un autobús cubierto y dieron por terminada la jornada, pero la gente continuó de fiesta por las calles de Barcelona.

Sobre el autor

TicoDeporte.com